La Voz de Galicia   20/11/2018                                                                                                                                                                                                                                                                                    «¿Van a empezar ya las obras?». Los conductores se formularon esa pregunta días atrás, cuando aparecieron los carteles anunciando que iba a estar prohibido estacionar en la plaza de A Independencia. Se realizaban la pregunta con la misma perplejidad con la que una mujer, ayer por la tarde, miraba la maraña de hilos de colores que cruza la plaza en todas direcciones. No lo sabía, pero esos cordeles de vivos tonos forman parte de una máquina del tiempo que durante los próximos días trasladará, a más de trescientos escolares del vecino colegio San Francisco, hasta «A Vila do mañá».

Comparte!